Diez maneras de acelerar los tiempos en la construcción industrial

La construcción industrial en México está viviendo un auge significativo, impulsado en gran parte por el nearshoring y la creciente demanda de infraestructura. Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el sector de la construcción registró un crecimiento del 17.9% anual a inicios de 2024, siendo el sector con mayor crecimiento en la actividad industrial a nivel nacional. Este crecimiento ha sido favorecido por un aumento significativo en la demanda de infraestructura, especialmente en áreas como la energía, naves y parques industriales, bodegas de almacenamiento y puntos de distribución o logística. 

Para las empresas que están invirtiendo en México, la eficiencia en la construcción industrial es crucial para asegurar el éxito de sus operaciones. A lo largo de nuestra experiencia en ESCALA, hemos identificado diversas estrategias clave que pueden ayudar a acelerar los tiempos en la construcción industrial. A continuación te presentamos algunas de ellas.

1. Planificación detallada con el cliente

La primera y más fundamental estrategia para acelerar los tiempos en la construcción industrial es tener una planificación detallada desde el inicio. Esto implica trabajar estrechamente con el cliente para establecer un diagrama de flujo y proceso claro para la nave industrial. Es crucial obtener toda la información necesaria desde el principio y asegurarse de que las expectativas del cliente se vacíen correctamente al diseño y a la parte constructiva. Este enfoque asegura que todas las fases estén bien alineadas y transparentes, permitiendo una ejecución más fluida del proyecto.

2. Secuenciación y control del proceso

Mantener un orden y ritmo constante en las fases del proyecto es esencial. Este proceso se puede comparar con la ejecución de una partitura musical: si se define la partitura y el ritmo desde el principio y se ejecuta tal cual, es más fácil terminar a tiempo y acelerar en ciertos puntos clave. Un proceso bien secuenciado y controlado evita desajustes y mantiene el proyecto en marcha.

3. Anticipación y colocación temprana de insumos

Una de las claves para acelerar los tiempos en la construcción industrial es la anticipación en la definición y colocación de órdenes de compra (OC) de insumos básicos como acero, concreto, techumbre, elementos eléctricos, entre otros. Anticiparse a la definición y colocación de OC de esos insumos libera una buena parte del proyecto. Esta anticipación permite una construcción más fluida y reduce la probabilidad de problemas futuros relacionados con la disponibilidad de materiales.

4. Implementación del Takt Plan

El Takt Plan es una metodología lean que se enfoca en mantener un ritmo constante en la construcción. Esta metodología divide la obra en secciones o “vagones”, cada uno con tareas secuenciales que deben completarse en un tiempo específico. Es como un trenecito que lleva un ritmo acorde a los tiempos necesarios. Al mantener este ritmo, es menos probable que el proyecto se desvíe de su cronograma.

5. Equipo interdisciplinario desde la planeación

Formar un equipo de proyecto interdisciplinario desde el día cero es crucial para identificar problemas y riesgos tempranamente. Este equipo debe incluir a especialistas en construcción, diseño, project management y al cliente. Mientras más temprano esté conformado el equipo, más pronto se empiezan a visualizar problemas, riesgos, insumos y se pueden poner planes de acción para mitigar cualquier inconveniente.

6. Simulación y práctica antes de la ejecución

Antes de comenzar la ejecución de un proyecto, es fundamental practicar y simular los procesos de construcción. Esta práctica ayuda a anticipar y mitigar problemas que podrían surgir durante la ejecución. Simular cómo puede salir el proyecto permite estar mejor preparados y anticiparse a posibles insumos, estrategias y riesgos.

7. Inversión en el diseño inicial

Una inversión adecuada en el diseño inicial puede generar ahorros significativos en tiempo y costos a largo plazo. Es importante invertir en un diseño detallado que incluya todas las necesidades y expectativas del cliente. Un diseño bien pensado desde el inicio evita contratiempos y costosos rediseños durante la construcción.

8. Uso de tecnología avanzada (BIM y Lean Construction)

El uso de tecnología avanzada, como el modelado de información de construcción (BIM) y la metodología Lean Construction, puede hacer que un proyecto sea mucho más robusto y minimice los riesgos constructivos. Un BIM utilizado al 100% y vinculado a estrategias lean ayuda a visualizar muchas cosas y anticiparse a problemas. Esta tecnología permite una mejor coordinación y control del proyecto.

9. Drones y gemelos digitales

10. Especialización del equipo

Finalmente, contar con un equipo de especialistas en áreas clave como BIM, Lean, costos y programación es fundamental. No se puede controlar o saber todo al detalle, pero tener especialistas en cada área hace que el proyecto sea más robusto. Esta especialización asegura un control detallado y una comunicación efectiva, lo que facilita la ejecución del proyecto.

Acelerar los tiempos en la construcción industrial no es una tarea fácil, pero con las estrategias adecuadas, es posible. Desde una planificación detallada con el cliente hasta el uso de tecnologías avanzadas y la formación de equipos interdisciplinarios, cada una de estas estrategias puede contribuir significativamente a reducir los tiempos y mejorar la eficiencia en la construcción industrial. Al implementar estas prácticas, los proyectos pueden completarse a tiempo y dentro del presupuesto, cumpliendo con las expectativas del cliente y asegurando su satisfacción.

Desde 1990, en ESCALA nos establecimos como pioneros en la implementación de la Administración Profesional de Proyectos de Construcción en México. Trabajamos siempre con un mismo propósito: materializar la visión de nuestros clientes para convertirla en un proyecto exitoso.

ESCALA ®
Administración
Profesional de Proyectos
COMPARTIR ARTÍCULO
Facebook
Twitter
LinkedIn
¡Cotiza tu proyecto aquí!